El pavo se come tradicionalmente durante el transcurso de la festividad cristiana de la Navidad en Europa y América, sobre todo en la noche buena.  El pavo es característico del día de Acción de Gracias en Estados Unidos y Canadá, en ambos casos como sustituto del ganso y actualmente llegando a consumirse durante todo el año, formando parte de nuestra dieta diaria.

En los lugares en los que el pavo es muy popular y puede encontrarlo es en los mercados y supermercados. Se dispensa tanto horneado como listo para ser preparado en la mesa; entero o en forma de fiambre. Puede ser cocinado fresco y también congelado como la mayoría de alimentos, pero en la mayoría de casos se prefiere el pavo fresco aunque su costo es un poco más elevado. Además, tras formar ya parte de nuestra dieta, puede ser un sustituto más sano y dietético que la carne de vacuno y de cerdo.

A la hora de cocinar el pavo existen diversas opciones. En la opción domestica presenta un sabor más suave y una carne más blanda y jugosa, producto de una alimentación y crianza destinada hacia el consumo de los seres humanos. Por otro lado el pavo salvaje conserva un sabor más característico e intenso y una carne más fibrosa.

El pavo de noche buena, después de ser limpiado y vaciado se cocina durante horas en el horno, mientras quien lo prepara alista los alimentos extra para la cena que los espera. Según muchas recetas, el pavo se rellena con otros alimentos y especias para hacerlo más sabroso o simplemente puedes hornearlo tal cual.

En lugares como América del sur se acostumbra a freírlo en una sartén con aceite durante unos 30 a 45 minutos y a la hora de servirlo lo incluyen con diversos acompañamientos como ensaladas, arroz, entre otros; cada uno a gusto de quien lo prepara.

En España el pavo se suele acompañar con algunas verduras como patatas bien fritas o asadas, guisantes y coles, sin embargo; no es común la utilización de salsa dulces para aderezar platos de carne. En su lugar se suele usar una salsa a base de aceite y jugos que el propio pavo suelta durante el horneado; que dependiendo de la región puede añadirse ajo, zanahoria o cebolla.

En el Perú el pavo entero es macerado con una mezcla que contiene jugo de naranja, ají panca, ajo molido, sal, un poco de pisco, azúcar rubia, jugo de limón y sillao. Es horneado por varias horas con un relleno compuesto de carne de chancho molida, carne de res molida, ajos, cebolla, pan, sal y pimienta. Todos estos ingredientes le dan a la carne de pavo un delicioso sabor y mucho jugo, haciendo que la cena de noche buena sea inolvidable.